El voluntariado de Misiones busca nuevas estrategias para dinamizar las delegaciones




Los días 11 y 12 de setiembre nos reunimos en los Misioneros del Verbo Divino de Dueñas cerca de 50 voluntarios y colaboradores de las delegaciones diocesanas de misiones de la región del Duero.
El tema de reflexión sobre la primera encíclica, Lumen Fidei, del Papa Francisco, lo orientó Mons. D. Raúl Berzosa obispo de Ciudad Rodrigo, facilitando entrar en el meollo de la encíclica de un tema no tan fácil como es el de la fe, profesión previa e imprescindible de la misión. Completamos la reflexión con una reunión de grupos en que nos planteamos qué hemos de hacer para que nuestras delegaciones de misiones respondan a la tarea de animación y cooperación que tienen encomendadas, avanzando en el espíritu de su propia identidad y misión. 

Terminó la mañana del miércoles con la comida fraterna. La tarde, después de los grupos de reflexión, se completaría con las vísperas acompañando a los monjes trapenses del monasterio de Dueñas, y con la Eucaristía presidida por Mons. Berzosa en la capilla de San Rafael Arnáiz. La noche se completó con el testimonio espléndido de una hermana comboniana de la diócesis de Ciudad Rodrigo, que trabajó en la misión de Esmeraldas, Ecuador, con los buscadores de oro.
La mañana del jueves sirvió para introducirnos en la temática y los materiales del próximo DOMUND, cuyo lema es FE + CARIDAD = MISIÓN. El Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias nos ilustró sobre los cometidos de los numerosos Consejos de las Obras Misionales, resultando muy novedoso para la mayoría de los asistentes. Se terminó con la Eucaristía presidido por Mons. D. Esteban, obispo de la diócesis de Palencia que nos acogía. Después de la comida nos despedíamos con gran alegría, deseando volver a encontrarnos cuanto antes y augurando un fructífero curso misionero.

Juan Robles,
Delegado diocesano de misiones de Salamanca